Radio 1 de la BBC hizo bien en apostar por Marina Diamandis desde un primer momento. La niña con voz rara, la freaky del pop actual, la cantante a la que cuesta escuchar son adjetivos que han descrito a Marina sin estar del todo equivocados: tiene una voz rara, tan rara que es como magnética y tan rara y profunda que al unirla con las letras de sus canciones hace que sea difícil escuchar más de cuatro seguidas, no por malas, no por aburridas, sino porque remueven la conciencia de cualquiera. A mi me conquistó con Hollywwod, lo reconozco, y es probabemente su canción más comercial, pero después escuché el resto de su repertorio y entonces me declaré su fan incondicional. Pues bien, si la BBC no hubiera apostado tan fuerte por ella en sus comienzos probablemente no tendríamos Marina and the Diamonds y eso sería muy  malo, en serio, sería muy muy malo. Y como “es de bien nacido ser agradecido” Marina ha vuelto a la BBC, al Live Lounge de Radio 1 por tercera vez a regalarnos esta maravilla:

Es la mejor versión hasta la fecha de Perfect Stranger

Pero como siempre que un artista actúa en el Live Lounge, además de versionar la canción que le apetezca, canta una más acústica del single que esté promocionando en ese momento, “Shampain” en el caso de Marina:

Duele bonito

Y como ya he dicho, es la tercera vez que Marina va al Live Lounge, en las ocasiones anteriores también corto la respiración del honorable con joyas de este tamaño:

Anuncios