Es curioso como Karl Lagerfeld cambia de opinión según le da el viento. Primero odia a las mujeres que tienen una talla superior a la 38 y después hace una sesión de fotos con modelos grandes para un número especial de la revista V. En la misma línea, hace unos meses aseguraba que el ni siquiera se plantea el tema de la sucesión: “no es algo que necesite tener en cuenta ahora, ¿o sí?” y hoy ya sabemos que tiene un predilecto para heredar su trono al frente de Chanel: Haider Ackermann, el diseñador colombiano que levantó de sus sillas a los asistentes a la última semana de la moda de París. Esto es lo que el modisto aseguraba a la revista francesa Numéro:

“En realidad se trata de un contrato vitalicio, así que todo depende de a quién le quiera ceder el puesto. En este momento diría sin duda Haider Ackermann”.

Lagerfeld dijo que está totalmente enamorado de las últimas colecciones de Ackermann e incluso le ha invitado a asistir a varios desfiles de Chanel. ¿Y qué tiene que decir Ackermann al respecto?

“¿Qué puedo contestar a eso? ¡Es un gran cumplido! ¡Me siento halagado! ¿Cómo no? Con total honestidad, ¡me siento tremendamente, enormemente conmovido! Sobre todo viniendo de Monsieur Lagerfeld”.

A mi, que me encanta Ackermann -incluso más que lo último que ha venido haciendo Lagerfeld- me parece una apuesta demasiado arriesgada para la casa francesa. Creo que los estilos son muy opuestos, mientras Chanel renueva cada año una línea más conservadora, Ackermann rompe con los moldes.  Pero, tirando de tópico, he de decir que el que no arriesga no gana, y contar con Ackermann siempre es un lujo y un éxito asegurado.

Felipe el Simple

Anuncios